Estados Unidos de Colombia ¿El desastre liberal?

Carlos David Romero Hernández*

Después de varias guerras entre los estados de la Confederación Granadina (1858-1863) siendo la última guerra ganada por el estado de Cauca al mando de Tomás Cipriano de Mosquera, los dirigentes de los 9 estados se reúnen en Rionegro (Antioquia) con el fin de crear una nueva constitución en la cual el sistema político de la Confederación Granadina pasaría a ser federal y su nombre sería cambiado a Estados Unidos de Colombia, cambiando de forma radical varias leyes en el país haciendo de este un país más liberal, quitándole poder a las iglesias al expulsarlos y al expropiarlos de muchos terrenos, el libre porte de armas, la educación primaria de manera gratuita, fueron unas de las tantas leyes que cambiaron con esta nueva forma de gobernar.

Tras notar la incapacidad de Ospina de controlar la nación entera, Mosquera decidió rebelarse; la guerra civil (1860-1862) concluyó cuando Mosquera y los liberales radicales tomaron el poder y escribieron una nueva Constitución federalista y anticlerical que prohibía la reelección tras un periodo de dos años. (LaRosa,  & Mejía,  2013).

De esta manera es que los liberales radicales en cabeza de Mosquera lograron llegar al poder absoluto del país, con la ley del periodo presidencial de dos años se buscaba que todos los líderes liberales tuvieran participación del gobierno, que tuvieran su momento de poder de modo que como eran bastantes el tiempo presidencial se estableció así de corto y sin reelección inmediata, haciendo que el país avanzara en algunos temas de forma lenta ya que el tiempo no era suficiente para el presidente de ese momento, de modo que el crédito se lo llevaba el otro presidente si la obra no se terminaba pronto.

En los Estados Unidos de Colombia existieron excelentes líderes que hicieron cambios significativos para el país, Santos Acosta (1867-1868) quien es el gestor de la hoy universidad nacional siendo derecho y medicina las primeras facultades, Manuel Murillo Toro (1864-1866 y 1872-1874) gestor de la libertad de culto, de la creación de varios periódicos, creó el instituto Agustín Codazzi, el banco nacional y con este se estableció una moneda oficial (peso oro), fortaleció el colegio militar Manuel Ponce de León, el telégrafo y la eliminación de la ley de la cárcel por deudas, Rafael Núñez (1880-1882 y 1884-1886) establece el matrimonio civil en el pueblo, inicia la construcción del canal de panamá y el ferrocarril entre Bogotá y Girardot, su segundo periodo presidencial fue conocido como la regeneración la cual trataba de recuperar al país ya que a lo largo de esta época se libraron cientos de guerras civiles.

Para 1880 el péndulo político había empezado a alejarse de los excesos anticlericales de los liberales y a acercarse hacia una estructura de gobierno más conservadora. Este fue el año en que Rafael Núñez llegó a la escena nacional, desde la ciudad costeña de Cartagena, y fue elegido presidente. (LaRosa,  & Mejía,  2013).

Rafael Núñez representaba un cambio en el gobierno favoreciendo a las tendencias tradicionalistas de política y de estructura social, todo lo contrario a las ideas liberales que dieron origen a los Estados Unidos de Colombia, Núñez representaba el fin del liberalismo y el inicio de una nueva etapa que prometía recuperar el país ya que los conflictos y las libertades generaron varios problemas a nivel nacional.

De seguir así el país se hubiera degenerado aún más pues las libertades hacían daño a la sociedad, este periodo trato de mostrar el lado bueno del liberalismo pero fue una reflexión de que un país como Colombia no está preparado para ser un territorio nacional totalmente liberal y la cura para esta enfermedad llamada federalismo y liberalismo era la regeneración de Núñez.

La Regeneración fue una excepción dentro del contexto latinoamericano liberal y representó uno de los proyectos más importantes de construcción estatal en la Colombia del siglo xix. Desde el punto de vista administrativo, significó una ruptura con las instituciones y la organización político-administrativa del régimen liberal radical (1863-1878) (Bonnett, LaRosa, Nieto Olarte, Mauricio (comp.), 2010).

Esta regeneración trajo cambios importantes, políticamente reemplazó el sistema federal por una república unitaria de gobierno conservador y centralista, la economía tomó un ámbito proteccionista, restricción de libertades civiles y la limitación de la oposición liberal. Todo esto se vio realizado en la nueva constitución, la de 1886 que no hubiera sido posible sin la etapa de regeneración la cual se puede tomar como una transición del desastre federalista al orden de una república centralista con tendencias conservadoras.

Finalmente los Estados Unidos de Colombia son la gran muestra de que nuestro país no estuvo preparando y quién sabe si a futuro esté  preparado a tendencias tan liberales en una sociedad en la cual la mayor parte de nuestra historia hemos sido de tendencias conservadoras y este sistema federalista es un desastre liberal en el sentido de que la sociedad de ese entonces se degrado bastante debido a las guerras que se presentaron en ese periodo, hubo avances significativos pero el coste era una sociedad que se destruía debido a la falta de control.  


REFERENCIAS
Bonnett, Diana; LaRosa, Michael y Nieto Olarte, Mauricio (comp.) (2010) Colombia: preguntas y respuestas sobre su pasado y presente, Universidad de los Andes,  en http://www.ebrary.com
LaRosa, Michael & Mejía, Germán (2013). Historia concisa de Colombia (1810-2013): una guía para lectores desprevenidos. Bogotá, COLOMBIA: Editorial Pontificia Universidad Javeriana en  http://www.ebrary.com


Carlos David Romero Hernández
Universidad Santo Tomás
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la Universidad Santo Tomás.
ARTE-FACTO. Revista de Estudiantes de Humanidades
ISNN 2463-2309  (en línea) julio-septiembre 2017 No. 3