Sobre la construcción de la Historia colombiana

Editorial tercer número

Jenny Marcela Rodríguez*

La preocupación por la división cronológica se encuentra desde la antigüedad, pero solo hasta Hegel se genera una nueva noción de la historia; sin embargo, muchos la han olvidado o ni siquiera se han atrevido a entenderla, o simplemente se burlan de ella.

Nace Arte-Facto

 

Editorial primer número

Cuando pensamos en “artefacto” vienen a nuestra mente máquinas o instrumentos que facilitan algunas de nuestras tareas cotidianas, pero nosotros vamos más allá y retomamos su origen: artium y factum; donde el primer concepto hace referencia a las artes, lo artificial, que en la Edad Media fue asignado a aquellos hombres que se dedicaron a la construcción de maquinarias, edificios, espadas y otras herramientas; y los fabers, los fabricantes, se asociaron en lo que se llamó universitas. Este correspondía a un lugar común para intercambiar ideas, para defender lo colectivo y , sobre todo, para crear. En esa línea, factum es lo hecho, lo elaborado; es hacer, construir y se construye con la mente y las manos; como plantea San Alberto Magno, somos inteligencia y manos. Con estas dos herramientas hemos apalancado las más grandes empresas para crecer como humanidad.

Guía para echar globos.

 

Editorial segundo número

Jhon Fredy Maldonado Ruiz*

Albert Camus (1985) hace algún tiempo había expuesto una forma de vida pobre para los seres humanos, aquella que se limita al desarrollo y repetición de actividades sin algún fin. Para mostrarnos esta situación se sirvió de una analogía con la condena de Sísifo, quien, siendo un hombre muy importante de su tiempo, que destacaba por su interés en los honores, la fama, el trabajo y las cosas materiales, al morir fue condenado a subir diariamente una colina con una roca.

Desde las humanidades

Fr. Alberto Ramírez Téllez, O.P.*

La reflexión humanística hace brotar en cualquier área del conocimiento y en cualquier campo disciplinar un sinnúmero de posibilidades para entender, analizar, crear y recrear los espacios en los que el conocimiento impacta positiva y fecundamente la vida de las personas y el bienestar de la comunidad social. Esta convicción se cristaliza ahora, no por la pluma de catedráticos humanistas, sino por un ejercicio juicioso, aplicado y gratamente sugerente de estudiantes de las diversas facultades de nuestra Universidad Santo Tomás, que han comprendido que la excelencia académica y la riqueza que les aporta la formación disciplinar no desplazan ni están al margen de un compromiso real y cercano al bienestar de las personas, y que va más allá del ámbito de lo meramente económico, tecnológico o científico.

Buscador