Nace Arte-Facto

 

Editorial primer número

Cuando pensamos en “artefacto” vienen a nuestra mente máquinas o instrumentos que facilitan algunas de nuestras tareas cotidianas, pero nosotros vamos más allá y retomamos su origen: artium y factum; donde el primer concepto hace referencia a las artes, lo artificial, que en la Edad Media fue asignado a aquellos hombres que se dedicaron a la construcción de maquinarias, edificios, espadas y otras herramientas; y los fabers, los fabricantes, se asociaron en lo que se llamó universitas. Este correspondía a un lugar común para intercambiar ideas, para defender lo colectivo y , sobre todo, para crear. En esa línea, factum es lo hecho, lo elaborado; es hacer, construir y se construye con la mente y las manos; como plantea San Alberto Magno, somos inteligencia y manos. Con estas dos herramientas hemos apalancado las más grandes empresas para crecer como humanidad.